María Cifre



Nací en el seno de una familia humilde, de padres trabajadores que luchaban por llevar a sus tres hijas adelante. El 15 de julio de 1970 fue un día especial para todos: era la primera hija y la primera nieta para los abuelos, hecho que les llenó de alegría. Recuerdo mi infancia en los años setenta feliz, jugando con mis amigos por la calle sin asfaltar, sin el peligro de los coches que hay hoy en día.

Biografía de la escritora

E n esos tiempos ya fantaseábamos con lo que nos gustaría ser de mayores. Realmente no recuerdo cuál era mi deseo entonces, pero sí algo más tarde, ya en la adolescencia, cuando comencé a escribir pequeñas historias que me ayudaban a soñar con chicos, ya fueran reales o sacados de alguna película de cine.

A medida que fui creciendo mi pasión por la escritura fue haciéndose más intensa; reflejaba en el papel todo lo que pasaba por mi mente. Pero, contrariamente a lo que hacían muchas chicas de mi edad, que escribían un diario, yo no me decanté por ese camino. Elegí los relatos cortos de temática erótica. Me fascinaba el mundo de la sexualidad y el erotismo, y disfrutaba creando historias que a veces surgían de cualquier mínimo detalle que sucediera en la vida real.

Puedo afirmar que la escritura y yo siempre hemos ido de la mano. Desde la adolescencia siempre llevo papel y bolígrafo por si se me ocurre alguna idea para una historia. Admito que sigo siendo algo tradicional en estos tiempos modernos donde todo se ha informatizado y todos llevamos el móvil a mano, incluso para tomar notas.

Hasta hace poco esta pasión mía la mantenía en secreto. Afortunadamente, en una ocasión se lo comenté a una persona especial que me estaba ayudando a superar un momento difícil en mi vida. A esta persona debo agradecerle el estar hoy aquí, presentando mis obras. Me ha puesto en contacto con gente que también confía en mí, en mis posibilidades como escritora y que me apoya en mis proyectos. Gracias a ellos que me dieron un empujón empecé a recorrer un camino que espero sea fructífero.


Me queda mucho por andar, tan sólo he empezado, pero no importa, la ilusión y el esfuerzo me ayudarán a avanzar cada día un poco más. Os invito a todos a caminar conmigo, ¿qué me decís?

Pueblo de Pollença

Badía de Pollença

Q uiero compartir mi pasión con todos vosotros, y deseo que os dejéis atrapar por mis historias, y por la atracción y el erotismo que encierran y les dan tanta vida.

0